¿Cómo funcionan los 'Supermercados fantasma' de Gorillas para entregar pedidos en 10 minutos?

Hoy te vamos a hablar acerca de Gorillas, la empresa fantasma con servicio de Delivery que se fundó en Alemania y que tiene como objetivo principal entregar pedidos en solo 10 minutos. Te diremos su funcionamiento de trabajo y cómo hacen para realizar todo en tan poco tiempo. En la actualidad ya se puede usar Gorillas en Europa.

Índice()
  1. ¿De qué manera opera la aplicación de delivery 'Gorillas'?
  2. ¿En qué consisten los 'Supermercados fantasmas' de Gorillas?
    1. ¿Por qué Gorillas asegura que los pedidos llegan en menos de 10 minutos?

¿De qué manera opera la aplicación de delivery 'Gorillas'?

La lógica del negocio es muy simple, solo se debe descargar Gorillas en el móvil por medio de la tienda Play Store o la App Store. Luego, los usuarios ingresan a ella y desde ahí eligen los productos que desean, los cuales van de verduras y frutas hasta cremas o papel para regalo.

Por último, un ciclista o también llamado rider les lleva su compra a la puerta de su hogar en tan solo 10 minutos. La zona de entrega depende de ti, puedes colocar un parque, lugar de trabajo o cualquier otro. Esto suena a ciencia ficción, aunque en el interior de este gran supermercado es todo lo contrario. No tiene nada que ver con el glamur o el futurismo.

No hay robots libres deambulando por los pasillos ni brazos robóticos organizados en las líneas de montaje. Ni siquiera hay un sofisticado sistema de inteligencia artificial que prepare los pedidos: Solo personas. Hoy en día Gorillas cuenta con dos mil empleados repartidores, y su funcionamiento es similar al de Pedidios Ya.

persona llevando pedido

¿En qué consisten los 'Supermercados fantasmas' de Gorillas?

Este servicio cuenta con diversos locales fantasmas distribuidos en las ciudades donde se encuentra operando. Gorillas se encuentra en España y cada uno sus centros se ubica en una distancia estratégica que abarca una frecuencia de entrega de 2 km. Del mismo modo ocurre con los demás países. El lugar es un espacio cerrado con paredes color blanco y con sus logos respectivos por todos lados estantes y refrigeradores con víveres y un comedor destinado a sus empleados. Estos no son accesibles para el público.

En la parte de atrás, se amontonan bandejas llenas de más productos envasados ​​para sustituir a los vendidos junto a la entrada. Las bicicletas eléctricas descansan y los ciclistas charlan entre pedidos, en algunos asientos, pero siempre atentos a las voces que anuncian nuevas entrega.

El tiempo es el factor más significativo. Para lograr el objetivo de llevar el encargo en solo 10 minutos, se espera que al comienzo del proceso,  es decir, la parte de llenar la canasta de la compra, tiene que completarse en 1,5 minutos. Después el ciclista cuenta con 8 minutos para poder llevar el encargo con éxito.

Las carreras entre los pasillos tienen lugar cada vez que la alarma suena para avisar que llego de un pedido nuevo. En un almacén, los momentos de absoluta calma se mezclan con el estrés, las rapideces y la persona trabajando a hasta no poder.

¿Por qué Gorillas asegura que los pedidos llegan en menos de 10 minutos?

Aparte de los empleados, la clave se encuentra en sus algoritmos, el cual es un sistema inteligente que reparte y fija tareas, comprimiendo y mejorando al máximo el tiempo y el trabajo.

cliente de gorillas

Dicho sistema, estima la rapidez con la que se debe realizar un encargo. Esto porque él sabe de forma exacta la cantidad de productos que hay que recoger, cuanto pesa y qué tan cerca se encuentran unos de otros en el almacén.

Cada vez que una persona añade un nuevo pedido a la plataforma, el sistema o algoritmo determina una tarea al almacenista. El cual recibe una alerta en un dispositivo móvil llamado Zebra, que cuelga de su cintura. Una vez que uno de los empleados del depósito o recolectores acepta la tarea, empieza la carrera.

El algoritmo se encarga de mostrar a los trabajadores el camino que sea más fácil, por lo general siempre es en línea recta, para no perder nada de tiempo yendo y viniendo por el pasillo. Cuando un empleado recoge un producto, tiene que escanearlo con la Zebra y después lo mete en una bolsa. Mientras eso ocurre, un rider ya está esperando en el área de recogida.

Si la carga de trabajo es alta y entran muchos pedidos al sistema, pero al mismo tiempo, el repartidor puede ayudar a guardar los productos en las bolsas para no perder ni siquiera un solo segundo.

Los recolectores corren por todo el pasillo con sus respectivos dispositivos de Zebra y un carrito de compra. Durante esa carrera, el trabajo adelantado es fundamental para conseguir en cada anaquel la misma cantidad de productos que el sistema marca.

Si la cadena se llega a romper, se perderán valiosos segundos. Es por eso que los recolectores escanean el más mínimo rincón con sus Zebras entre pedidos y se aseguran de que todo esté en orden.

Gracias al algoritmo, cada empleado sabe de forma exacta lo que está haciendo, ya que él supervisa constantemente su trabajo a milímetro. En este almacén, sin embargo, no hay competencia entre los empleados para saber quién lo hizo más rápido o realiza más pedidos.

empleados de gorillas

Si por alguna razón el encargo es bastante grande, el sistema toma en cuenta el número de empleados que hacen falta para culminar la entrega. Se han visto casos donde se requieren de dos Riders, los cuales van juntos y comparten la carga. Aunque también pueden colocar un carrito a la parte trasera de su bicicleta y que de esta forma no les afecte en la espalda.

Cuando ocurre esto, de colocar un carrito a las motocicletas, todo se hace a gran velocidad. Mientras los recolectores añaden la mercancía en bolsas, los repartidores deben acomodar su medio de transporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Qué te pareció este artículo?

Subir